Luchamos por un mundo mejor.

sábado, 10 de noviembre de 2012

Modelos de Intervención


  •  

    Modelo:
    “Conjunto de principios de acción relativos a un campo definido de fenómenos o de experiencia. Es la inclusión en un todo, en una unidad de los aspectos teóricos, metodológicos, funcionales y también filosóficos, de una forma determinada de práctica. (LUTZ citado por Hill, 1986)
    "Un objeto o término apto para proporcionar un esquema conveniente de puntos de referencia a los fines de la reproducción, imitación y, en algunos casos, emulación." (Campanini y Luppi, 1991)

     COMPONENTES DE UN MODELO

               IDEOLOGIA.
               - OBJETO DE INTERVENCIÓN
               -  ENFOQUE TEORICO.
               -  CUESTIONES METODOLOGICAS
               -  TÉCNICAS.
               -  CAMPOS DE ESTUDIO Y DE EXPERIENCIA
        
        Desde este punto de vista podemos identificar y analizar los principios de práctica de los diversos modelos en Trabajo Social, de acuerdo con las variables siguientes propuestas por Hill, (1986: 10 y ss):

     1.-El tipo de fenómenos a los que el modelo se dirige.
        Se refiere a fenómenos de la experiencia humana concebidos como problemáticos, dolorosos o indeseables. Según ésto, se puede examinar la concepción que se hace en un modelo  determinado de las causas significativas del problema (enfermedad, marginación, etnia,...).
     2.-El contenido conceptual, utilizado para describir y analizar de forma sistemática los problemas y diseñar los objetivos de intervención profesional.

      3.-La naturaleza de la intervención: objetivos, principios y procedimientos, que se pueden emplear.

     4.-La naturaleza de los medios o marcos institucionales, en los cuales el modelo es empleado. Estos medios deberán ser descritos y analizados respecto a sus objetivos, responsabilidad, representatividad, pertenencia a su organización y a la cultura de ésta, y respecto a las interrelaciones entre los aspectos organizacionales y la práctica.

       5.- La sociología de la práctica, se refiere a la visión del status y funciones de la profesión desde el punto de vista de otros profesionales y de los propios trabajadores sociales.

       6.- Los valores y la ética subyacentes en la práctica.

      7.- La manera como se concibe al individuo que le afecta el problema.

      8.- La naturaleza de la relación significativa entre el trabajador social y la persona que él ayuda. Esta variable identifica las diversas concepciones según las cuales se atribuye la causa de sus dificultades, ya sea a las características propias como ser humano o como persona, dentro de su identidad individual, o a las circunstancias exteriores a la persona.

        Debe quedar claro que ciertos modelos se dirigen al conjunto de los problemas o a la situación global de una persona, es el caso del enfoque clínico-normativo; otros modelos son más específicos en sus objetivos: “modificación de conducta”, “centrado en la tarea”, “intervención en situación de crisis”. El modelo sistémico se interesa por los sistemas e interacciones perturbadas en el seno de una familia, el de socialización también se dirige a la familia, y cómo en el modelo de redes y los modelos de intervención en grupos se dirigen al grupo en general y en particular a la persona-familia.

        Podemos clasificar a autores de Trabajo Social de la talla de Gordon Hamilton, Helen H. Perlman, Florence Hollis, Isca Salzberguer Wittenberg... que tuvieron  influencia, no sólo en EE.UU., sino en todo el ámbito profesional e incluso en otras profesiones, y que dan lugar a distintas escuelas o enfoques:

        - La ESCUELA DIAGNÓSTICA, durante la década de 1920, representada por la obra de Richmond. Como su nombre indica, el elemento central lo constituía el diagnóstico psicológico de la personalidad, como fundamento para la intervención del Servicio Social.

        - El MODELO PSICODINÁMICO, compuesto por
        1. El enfoque funcional (no funcionalista), basado en la psicología de Otto Rank, que se desarrolló en la década de 1930, en cierto sentido en contraposición al determinismo freudiano.

         2. El enfoque psicosocial, donde se incluye a Hamilton, y a Hollis, entre otros.

       3. El enfoque de resolución de problemas, de Perlman. El proceso de ayuda se basa en la relación  entre usuario y asistente social, su objetivo es reforzar los recursos intrínsecos del usuario o movilizar recursos externos, tanto en el nivel humano como material.


        El modelo ha ido evolucionando desde las aportaciones de M. Richmond (y su énfasis en la importancia de los datos sociológicos, de la encuesta psicosocial) a las de otros autores preocupados por los instrumentos para medir la inteligencia (era lógica esta preocupación) y posteriormente la preocupación por los factores emocionales y su influencia en la relación del individuo con su medio familiar, laboral etc.

        En este modelo el Trabajo Social se propone ayudar al individuo que tiene un problema. A pesar de que también se tiene en cuenta a la familia es el individuo el principal destinatario de este modelo

        A partir de la influencia de otras teorías provenientes de las ciencias sociales se prestó más atención a los disturbios en el funcionamiento social por ejemplo, problemas de comunicación, de dificultades para ejercer un determinado rol en una institución social, etc.

        A partir de los 60 se tienen en cuenta, dentro del mismo modelo las dos perspectivas: lo intrapsíquico y las dificultades respecto al funcionamiento adecuado en la sociedad.

        En este modelo se piensa que la persona, el usuario de un servicio ha de estar consciente e interesado en su problemática, sea psíquica o socio-ambiental para ser capaz de utilizar la ayuda.

        Respecto a las causas del problema se reconocen tanto en la propia personalidad del cliente como en el medio exterior.

        En cuanto a la metodología, lo más relevante es que construyeron una práctica muy sistematizada tanto en lo referido a los diagnósticos (diagnósticos etiológicos, dinámicos y diferenciales) como a los posibles tratamientos. Todas las opciones que se toman proceden de un exhaustivo estudio psico-social. Los pasos metodológicos de estudio-diagnóstico-tratamiento- son rigurosamente analizados y formulados.


        Todo el proceso de intervención se produce en el ámbito de la "relación profesional" y esa misma relación ha de ser terapéutica. Por lo que se refiere a las técnicas de tratamiento, Hollis, De Robertis, Escartín, proponen las siguientes: Sostén y orientación, Comprensión. Es la base imprescindible para iniciar la intervención, Ventilación y exploración y Reflexión.


        - MODELO DE INTERVENCIÓN EN CRISIS

        Este modelo se inspiró en las aportaciones de Otto Rank, que proponía terapias "a corto plazo" como alternativa a las técnicas clásicas del Psicoanálisis que suelen exigir bastante tiempo tanto para su aplicación  como en sus resultados.

        Se desarrolló a principios de los años 40. Es el primer modelo que se plantea la importancia del 'stress' como agente causal, como parte del medio ambiente del individuo. En este sentido el modelo plantea que en las situaciones de crisis es necesario ir más allá del individuo y de su familia como la principal realidad en la que se relaciona el individuo, haciendo motivo de atención del Trabajo Social otras circunstancias socio-ambientales que también tienen un significado importante en la vida del individuo.
        
        El objetivo del Trabajo Social de caso para ayudar a una persona en estado de crisis, consiste en conseguir un estado tolerable de confort emocional y que desarrolle capacidades para afrontar la situación de forma efectiva.

        Se trata de que supere la situación de crisis recuperando los mecanismos habituales de resolver problemas y de enfrentarse a situaciones nuevas.
        Este modelo no permite una fase de estudio del caso, de recogida de datos muy prolongada en el tiempo.

        Interesa precisar al máximo la situación de crisis y sobre todo las energías de que el usuario dispone para superar la situación y adaptarse a sus nuevas circunstancias.


        - MODELO CENTRADO EN LA TAREA

        La formulación definitiva del trabajo de casos centrado en la tarea es de William Reid y Laura Epstein. (Task Centered CaseWork. 1.972). El modelo procede del trabajo de investigación de estos autores y ha sido aplicado en numerosos países. También se ha aplicado en el trabajo de grupo y el trabajo familiar.

        El modelo trata de resolver los problemas planteados por los clientes y en consecuencia lo primero que se plantea es cómo explicar la aparición de los problemas, en qué consisten y cómo hay que tratarlos.

        El trabajo centrado en la tarea tiene que ver con problemas que:

        *Los clientes sociales reconocen y aceptan.
        *Pueden ser resueltos mediante acciones que pueden ser realizadas sin la presencia de los Asistentes Sociales.
        *Pueden ser definidos claramente.
        *Emanan de los “deseos insatisfechos” del cliente, en vez de estar definidos por extraños (esto podría excluir a los clientes involuntarios).
        *Proceden de extremos de la vida de los clientes que éstos desean cambiar.


        El Trabajador Social debe tratar de entender la conducta del cliente en lo que se refiere a la solución de problemas.

        El objetivo es preciso, limitado, y a corto plazo.  Se inscribe en el marco de referencia del cliente y no en el del trabajador social.

        Se trata en primer lugar de especificar el problema. También importa el contexto social y la reacción de los demás.

        Debe existir un contrato, que determinará las dificultades a resolver, el objetivo a alcanzar y las tareas y el tiempo necesarios para llevarlo a cabo. Indicará quien, qué, cuándo y dónde se hará.


        - MODELO DE SOCIALIZACIÓN

        Familias frecuentadoras, multiproblemáticas La Sociología y la Psicología Social han demostrado la importancia de las nociones de rol, de grupo de pertenencia y de grupo de referencia. Estas  nociones, ya utilizadas en los diferentes modelos de Trabajo Social, son particularmente útiles en el modelo  de socialización.

         El aprendizaje de los roles está, pues, determinado por los valores y las normas de una sociedad dada; se efectúa gracias a la interacción que tiene lugar entre el niño y las personas que son importantes para él.

         El modelo de socialización propiamente dicho surgió a finales de los años 60 en los EE.UU. Se trataba de “socializar”, de integrar en la sociedad a los pobres que mantenían un estilo de vida inadaptado, para lo que había que enseñarles algunas aptitudes, habilidades, comportamientos, que les facilitasen su integración social.

         El cliente es una persona al que le falta la preparación adecuada para desarrollar los roles y las pautas de comportamiento que se esperan de una persona de su edad, sexo, clase social, etc. El Trabajo Social, era un "agente de socialización", enseñándole nuevos valores, nuevas expectativas que le ayudaran a integrarse en la sociedad.

         Para Mathilde Du Ranquet, hablar de socialización significa abordar el terreno del funcionamiento social de la familia, a través de todos los roles que ponen en juego este  funcionamiento. (1996: 314)

         Esta misma autora, sustenta que hay dos elementos claves que configuran al modelo como tal:

          1.- La teoría de los roles.

          2.- La conceptualización de familias con problemas múltiples. Se entiende una familia que presenta problemas en dos o tres campos esenciales del funcionamiento familiar:

         - cuidado y educación de los hijos,
        - vida conyugal,
        - funcionamiento económico,
       - problemas personales de un miembro de la familia, adulto o niño.

        Para otros autores, las familias-problema son aquellas que recurren incesantemente a los servicios sociales, que no parecen hacer ningún progreso a pesar de la ayuda que se les proporciona y que navegan de un servicio a otro.

        El Trabajo Social en este modelo se basa en los siguientes supuestos:

        El mejoramiento progresivo en las condiciones sociales y económicas de los desfavorecidos. Es necesario también que se cambie en las actitudes sociales de la sociedad hacia la no discriminación.

        Respecto a la metodología de intervención, el trabajador social, ha de preocuparse en primer lugar de establecer relación con la persona marginada, siendo consciente de que va a encontrar cierto rechazo, suspicacia, desconfianza. Para ganarse su confianza y ser aceptado ha de ser capaz de ofrecer servicios inmediatos y concretos, identificando con toda claridad las demandas verbales y no verbales del sujeto.

        “El  sentimiento que domina a estos clientes, es el miedo, lo que se traduce en que va a probar al Trabajador Social durante mucho tiempo -para saber si sus peores temores se van a confirmar, antes de poderse permitir participar en una  comunicación terapéutica. A causa de su ambivalencia y de su miedo, el cliente bloquea la relación misma que tan desesperadamente busca establecer”(Du Ranquet, M. 1996: 352).

        

        - MODELO SOCIO-CONDUCTISTA
        
        El modelo surge de la teoría del comportamiento o  "conductismo" (aprendizaje, condicionamiento). El conductismo se va formando a lo largo del siglo XX a partir de las aportaciones de numerosos autores.

        Para el conductista lo importante es lo observable, lo que se puede ver, del comportamiento del sujeto. No interesa el mundo de lo inconsciente, el sueño, las emociones... Lo que importa es la conducta, y por tanto los mecanismos de fortalecer la conducta deseada, debilitar algunos comportamientos y hacer desaparecer totalmente los que causan problemas.

        El conductismo explica no sólo la conducta normal mostrada habitualmente por los individuos, sino, igualmente de las alteraciones o anomalías observadas con cierta frecuencia en la misma, así como también de la modificación de estas anomalías con fines benéficos en lo que constituye la terapia o modificación de conducta y que no es otra cosa que una simple extensión del mismo supuesto.

        El objeto de estudio del enfoque está centrado sobre la conducta, normal o anormal, como actividad medible o evaluable.

        El propósito fundamental del Trabajo Social conductista es el de incrementar las conductas deseadas y reducir las conductas indeseadas para que la gente afectada por acontecimiento sociales actúen óptimamente. Esto aumenta su capacidad para llevar una vida plena y feliz.

        Dentro de este proceso es importante plantearse objetivos e incluso realizar un "contrato" con el cliente, respecto a lo que va a hacerse en el tratamiento.

        

        - MODELO SISTÉMICO

        La Teoría General de los Sistemas (General Systems Theory) nace de dos exigencias básicas: la de superar el análisis científico clásico, que se limitaba a estudiar las reacciones causa-efecto entre variables, y la de proporcionar un esquema de referencia general y abstracto para unificar las diversas ciencias.

        Betalanffy, su fundador, con su grupo de investigadores parten de la observación de que numerosas disciplinas piensan en términos de sistemas de elementos más que en términos de elementos aislados (sistema solar, sistema  social, sistema ecológico), estos investigadores se proponen buscar los principios que se emplean para los sistemas en general sin preocuparse de su naturaleza física, biológica o sociológica.

        Para el  modelo sistémico, toda situación tiene una causación circular, pudiendo ser punto de partida o de llegada; y la explicación de cualquier hecho es la explicación del círculo como totalidad, y no de un aspecto cualquiera.

        El objeto de intervención es el sistema familiar, entendido en el sentido de unidad de convivencia y comunicación. El objetivo, es la formación de un sistema, y producir un cambio en el sistema.

        El trabajador social transforma el sistema familiar en sistema terapéutico incluyéndose en él para hacerlo cambiar.

        También esta fundamentado en la Teoría de la comunicación.
        La comunicación dentro del sistema familiar es la encargada del reparto de funciones, tareas y roles, conformando la estructura base de la familia con respecto a los patrones sociales actuales. Es la comunicación la que se encarga de establecer relaciones para el crecimiento de los sistemas. A través del siguiente cuadro se observa claramente el proceso:

        
        La naturaleza de la intervención.

        El proceso metodológico hace énfasis en tres fases:
        1.-Análisis de la situación.
        2.-La evaluación y el proyecto de intervención.
        3.-El contrato, la realización del proyecto y la conclusión de la acción.

        El problema no se entiende como propiedad o atributo de un solo usuario (sea una persona, grupo o comunidad), y no se podrá prescindir de la consideración del contexto como elemento significativo, tanto para facilitar la comprensión como para adoptar las posibles estrategias de intervención.

        El diagnóstico pone su atención en el sistema total, en el contexto donde éste se desarrolla y actúa, y en la estructura y las interrelaciones que mantienen a la familia (Escartín, M.J. 1992).

        La evaluación relacional, orientada en sentido sistémico, permite no tener que optar entre un planteamiento centrado preferentemente en el individuo y otro preferentemente en la acción social, y ésto, por el hecho de que, en la práctica, se ve una complementariedad entre estos dos objetivos.

        En el proceso de ayuda el trabajador social tiene que actuar en situaciones que estructuran diferentes contextos relaciónales (informativo, asistencial, de asesoramiento, de control, evaluativo) y también este aspecto se deberá tener presente en el proyecto.

        El contrato debe ser el fruto de una relación equilibrada dentro de la tríada institución-asistente social-usuario.


        Una técnica importante en este modelo es la entrevista sistémica. La información es oída por todos y manejada por el profesional, que la introduce en el sistema familiar de forma que se produzcan cambios de percepciones, y que se dé, por medio de ella, otro tipo de comunicación entre los miembros de la familia. Debe reunir las siguientes características: neutralidad, hipotetización y circularidad.

        

        - MODELO DE REDES
        Uno de los desarrollos más importantes de todas las teorías de sistemas lo constituye el análisis de las redes en los sistemas de apoyo social, (Payne, M. 1995:192) Este autor lo llama modelo de sistemas ecológicos o modelo de vida.
        Whittaker y Garbarino (1983), entre otros representantes de esta tendencia, refieren que hay que afianzar la idea de que la ayuda informal y la ayuda profesional debe ser desarrollada para colaborar en una mejor atención social.
        
        El modelo se centra en los grupos formales de apoyo planificados y en la capacitación de cuidadores “informales” o “naturales” para que ayuden a amigos, vecinos y miembros de la familia que lo necesiten (Garbarino, 1983).
        
        En este sentido las redes están relacionadas con el entrenamiento de las habilidades sociales y con los enfoques de fortalecimiento (modelos conductista, de potenciación y defensa). La ayuda social utiliza la alimentación y la realimentación para estimular los sistemas de apoyo de los clientes.
        
        Tanto en la ayuda personal como en la social, les interesa  emplear clientes que puedan llegar a integrarse en una red y puedan así ofrecer recursos a otros a la par que ellos mismos se ayudan.
        
        En el Trabajo Social convencional, los clientes son ayudados para luego salirse del sistema asistencial; en este enfoque permanecen dentro del sistema para ayudar a otros.
        
        El papel del trabajador social es, el de actuar de intermediario entre la gente y no el de centrarse en una relación con el cliente y unos pocos de sus allegados. El objetivo es más bien la interdependencia del cliente con los demás, que la independencia del cliente.
        
        La ayuda mutua es un fenómeno ligado a los conceptos de red y apoyo social y tema central entre los procedimientos de cambio social que plantea la perspectiva ecosistémica.
        
        El modelo se apoya en la Teoría de Sistemas, y la Teoría Ecológica del desarrollo humano de Bronfenbrenner(1979).
        
        La perspectiva ecológica se propone estudiar los medios donde viven y se reproducen los seres vivos, y las relaciones complejas que mantienen esos seres entre ellos y con su medio. El medio de esos seres vivos se sitúa en un marco espacial y temporal;
        
        A la persona se la ve en permanente desarrollo y se entiende éste como un cambio perdurable en el modo en que una persona percibe su ambiente y se relaciona con él.
        
        Conceptos claves en este modelo son:
        ·     Las transiciones ecológicas: cambios de roles o de entornos que ocurren a lo largo de la vida.
        ·     La presión ambiental: o la influencia de las fuerzas que trabajan en un ambiente para configurar la conducta y el desarrollo de los individuos en ese contexto. La presión ambiental surge de las condiciones que rodean y confrontan a una persona y que tienden a guiar a ésta en una dirección particular.
        
        Para la mayor parte de profesionales, estas prácticas se han quedado en empíricas, constituyen un patrimonio profesional poco transmisible salvo por contacto o “contagio”. Otros han desembocado en una metodología de Trabajo Social que presenta formas distintas y articulaciones particulares.
        
        En la intervención a nivel individual, Maguire (citado por Villaba, 1993), identifica tres fases distintas:
        1.   Identificación de la red con la que deberá trabajar (dimensión, relaciones, recursos, capacidad de los miembros, disponibilidad para el apoyo, etc);
        2.  Análisis de los lazos con el fin de unir al demandante con las personas más apropiadas (idóneas) de su red o de reforzar el lazo ya existente.
        3.  Con los grupo de autoapoyo, el trabajador social puede escoger entre dos modos de intervención, uno fundado sobre la coordinación, otro sobre el estímulo, los dos desarrollándose según un proceso dado. El trabajador tendrá cuidado de coordinar las instituciones y los servicios para evitar una confusión en las intervenciones. Para la organización usa prácticas de red y desarrolla su acción en dos niveles:
        ·     “micro”, en favor de las personas solas y haciendo funcionar una “gestión integrada” del caso;
        ·     “macro”, para una red de servicios coordinados sobre el territorio, a través de un conjunto de instrumentos y de técnicas de gestión.
        
        El objetivo de la intervención, a nivel de las redes personales, consiste en proporcionar una consulta, en mantener las ayudas eventuales ya iniciadas por la misma red, en promover y dirigir reuniones entre sus miembros, en ensanchar la esfera social del individuo.

        
       - MODELOS DE INTERVENCION CON GRUPO PEQUEÑO
        
        Modelo de objetivos. “Metas Sociales”.
        
         Este modelo asume que el participar en el grupo ayuda a la gente a alcanzar fuera del mismo los cambios sociales deseados. Está influido por los grupos de valores democráticos, conciencia social y acción social encaminada al bien común, y anima a la socialización, al crecimiento individual, al desarrollo y al aprendizaje.
        
        Va dirigido a la sociedad en sentido amplio y a las personas en su contexto de vecindad o de entorno social,  por lo que los miembros del grupo son vecinos, ciudadanos o residentes comunitarios.
        
        El método que utilizan generalmente es el de discusión, participación, consenso y organización comunitaria.
        
        Es importante en los programas de aprendizaje y en las estrategias de potenciación, pues el objetivo es el de fortalecimiento y el desarrollo de la habilidades social.
        
        La estructura en que quedan desarrollados los distintos modelos es la siguiente:
          1.- Fenómenos que comprende
          2.- Base conceptual del modelo
          3.-La naturaleza de la intervención en trabajo social.
        
        Objetivos y métodos.
        Proponen como idóneo conocer varios modelos y utilizarlos de forma diferente según las problemáticas a las que debe enfrentarse el trabajador social, siempre que se respete unos mínimos requisitos, para una adecuada utilización. Señalan los siguientes:
        - tener asumidas las bases teóricas del modelo.
        - haber realizado un entrenamiento previo suficiente para su manejo.
         

    --------------------

    Conclusión:
     
        Tener varios modelos nos pone en la tesitura de seleccionar, elegir, cuál se adecuará a cada situación planteada, estos mismos autores dilucidan este problema, teniendo en cuenta los siguientes factores:
        - El contexto en el que está inserto el trabajador social.
        - La formación básica y permanente que haya recibido.
        
        Esta manera de trabajar mediante la incorporación de modelos de intervención, supone que el diseño de toda experiencia tiene que explicar tanto el modelo teórico de referencia como las técnicas e instrumentos metodológicos a utilizar (Campanini, A. y Luppi, F., 1991: 28-33).

8 comentarios:

  1. Anónimo6/25/2013

    Muchas gracias, muy completo los modelos...

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9/25/2013

    gracias excelente trabajo

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9/30/2013

    sabes necesito hacer un trabajo sobre el modelo funcional en el trabajo social y no lo encuentro por ningun lado...tendra otro nombre??? o esta dentro de otro modelo???...

    ResponderEliminar
  4. Que alguien me corrija si me equivoco, pero creo que depende de la clasificacion que mires.. Según Du Ranquet, el modelo se llama funcional, pero para Viscarret, el modelo funcional está, (junto con el psicosocial y el modelo de resolución de problemas), dentro del Modelo Psicodinámico.

    Aprovecho para felicitar a la bloguera por la síntesis de los modelos!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo12/16/2013

    saludos, excelente trabajo.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo1/05/2014

    buen trabajo

    ResponderEliminar
  7. alguien tieneel libro de Du Ranquet que lo facilite por email por favor

    ResponderEliminar
  8. Es increíble el aporte que diste con este tema, ya que aún son muy escasos los recursos que se encuentran en el internet de trabajo social.
    Muchas gracias:D

    ResponderEliminar